TEJIENDO LETRAS

Gloria Judith López

 

SÚPLICA

¿Cómo describir que mi pecho arde en tu silencio?
¡Ese caudal de emociones navega mis venas!
Soy campo inundado con policromas esencias
hierve en sensaciones por tu espera,
y tus profusos versos lo riegan.

En armoniosa calma vienes a mis manos,
las guardas en el centro de tu corazón bravío;
palpitan, ansiosas, amadas apariciones
y vibran mis dedos al creerte mío.

Ámame ahora en el vespertino frescor;
se baña el sol en la fuente mía;
tómame pronto, impulso que estalla;
ven, milagrosa poesía.

Vamos, sin velas, flotando en versos,
surquemos mares de miel y frenesí
hasta riberas de imposibles realidades;
atraparemos los volátiles sueños.
Eres poesía, te buscaba a ti.

Tómame como se aman ola y espuma
en perpetua danza hasta la bahía;
recórreme ahora que la pasión abruma.
¡Ámame,. floreciente poesía!

 

INSPIRACIÓN

Me faltó decirte que…

El sendero de tus labios aún vibra en los míos

y manantiales de tu boca, surtidores de dicha,

se desgajan sobre mi piel.

 

Que eres tú mi máxima instancia,

fresco e inextinguible aroma de este jardín;

que tus manos son pétalos

y suavemente me tienen asida a tus recuerdos.

 

Eres el rocío de mi amanecer;

la fecunda luz de tus ojos

hace que revivan los campos

y reverdezcan con la melodía de tu voz.

 

Me faltó decirte que…

El ritmo de tu palpitar llega en susurros

a mi corazón que grita…

¡Me faltó decirte que…!

Contigo conocí los confines del amor,

el disfrute de la luz que ilumina mis días

y tomaron las ilusiones mi existir.

 

Estás presente desde la aurora

que, bañada de colores,

te dibuja en el horizonte

hasta la última gota de sol,

pintando tu nombre difuminado en el cielo,

 y va colgándose, letra por letra, de las estrellas,

dejando triunfales estelas de nuestra historia…

 

 

CATARSIS

Impredecible es la vida, cada minuto valioso y único;

lo que se haga en una fracción de segundo, puede o no, cambiar su ritmo.

Una decisión, un camino u otro; elegir hacia dónde ver,

ser guiado por una tibia mano y el arrullo dulce de sabia voz.

 

Se cree que todo será bonito y próspero, en la abundancia y los éxitos …

Hasta que una mañana ya no es igual, cambios drásticos, giros impensables llegan.

Parece que por una fisura del destino, se filtran malestares, angustia y dolor.

se es presa fácil, no hay opción, no respeta edad, sexo, nacionalidad, creencias.

 

La incertidumbre se sienta a la mesa, extiende sus tentáculos, se apodera,

domina el ambiente, abraza la familia; lo que antes era certeza, ahora es efímero.

Las miradas transparentes de ayer, ahora las nubla el llanto y la sonrisa se pierde en un laberinto, hasta que los guerreros de vida la encuentran y nos enseñan a disfrutar cada momento:

 

El baño de sol en la mañana, la brisa que juega con el cabello,

la magia de lo sencillo, las figuras hechas de nubes, el encanto de una palabra.

Un rayo de esperanza brilla en el rostro, se convierte en paz para soñar, luchar y entender; adversidad es la mejor maestra en la compañía y dedicación con entrega.

 

¡¡Pero llega lo inevitable!! Partir hacia un paraíso de quietud.

Entender que sus recuerdos vivirán para siempre,

 en la tibieza de las huellas que habitan el corazón.

 

 

ANUNCIO

Cuando se agotan las palabras para describir lo que sucede;

cuando no hay como explicar lo que en un segundo pasa ante tus ojos;

cuando el sol ufano va tras la montaña;

cuando la noche abre los brazos recibe el día

y este se acurruca en su regazo;

cuando tus labios no dicen nada

pero tu mirar lo revela todo;

cuando sueño que me sueñas…

¡Hay poesía!

 

 

TEJIENDO LETRAS, SUEÑOS Y ESTRELLAS

Bendita manía,

placer la madrugada,

cuando las letras se escapan,

de los labios huyen,

a los dedos saltan;

en efusiones se derraman,

sobre la piel vibran,

en sombras se amparan,

en versos nos enredan…

y poesía tejen.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

1 comentario en «Tejiendo letras»

Déjanos tu comentario