Saltar al contenido

EN LA CELDA

Jesús "Chucho" Peña

 

Parca

Hay que condensar los dientes con espanto

hay que tupir los ojos para no ver el dolor

hay que hacer silencio para sentir el mal

 

La muerte cabalga sin aura y sin aliento

sombría con rostro que siembra dolor

abismo negro que muerde el alma

 

Hay que morir en una noche desnuda

hay que vagabundear sin dormir

hay que envejecer para morir pronto.

 

 

 

A Evert Acosta

Sus ojos se apagaron arañando el polvo

de la calle que todos los días lo vio desfilar

nadie vio nada, fueron sordos y mudos

solo la muerte cantó su victoria

 

Cobardes mercenarios callejeros

hijos bastardos de generales torcidos

abortados en los sueños de Hitler

en el vientre del infierno

 

Multitud de ojos rodearon el despojo

espantados, apenados y desconcertados

no descansaba el cuerpo en el frío camino

solo cuando la tarde abrazó el día

el cuerpo fue besado y llorado por su madre.

 

Juego

Muertos libertinos de las colinas

furtivo como un fantasma en el alba

no siente ni suspira la tortura

murió en la infancia de la vida

Difuntos que lapidaron sus nombres

sepultados sin cruz y sin sudario

vanidosos abandonaron su vida

por la soberanía de sus aldeas

Difuntos que habitan la historia

que ensortijan como sueños

y juegan con el viento de la tarde

esperando que el pueblo juegue.

 

 

En la celda

La celda se llena de música en silencio

el murmullo se queja de la tristeza

canta el eco de una lágrima

solo en otra alma muerta

 

Nace la risa del sol

en los suspiros de la noche

que ensombrece siempre mi alma

haciendo impíos los días y las noches

que no tienen alfa ni omega

 

Mis pensamientos divagan en el filo de un barrote

camina sonámbula la libertad en el frío patio

iracunda como una fiera herida

amarrada a sus memorias.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Déjanos tu comentario