Saltar al contenido

CRONISTA

Blanca Salcedo

Al amanecer, el silencio aplasta su rostro contra un polvo fino  ceniciento. Cubre su cuerpo con lienzos de luz, en esa soledad no necesita ropa alguna. Además, la carne ulcerada no admite nada sobre ella.

Ya no le duele el cuerpo, sólo su alma aúlla.

Con dificultad, toma el cincel y se dirige a las rocas que se alzan mirando al Oeste como desafiando a ese Sol impávido.

Con una gastada soga se ata los elementos de esculpir a sus manos laceradas y marchitas… Ya no tiene preguntas. Ha entendido que está vivo sólo para eso, que es el cronista, el último ser vivo que dejará en la piedra la historia de una humanidad que desapareció en la necedad de un holocausto.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando...

4 comentarios en «Cronista»

Déjanos tu comentario