EL MILAGRO

Lizeth López España

 

Aliento indivisible

Con el aliento indivisible del espíritu

He cobrado fuerzas para caminar.

 

Con el aliento indivisible del espíritu

He cobrado fuerzas para soñar.

 

Con el aliento indivisible del espíritu

He cobrado fuerzas para vivir.

 

Con el aliento indivisible del espíritu

He cobrado fuerzas para amar.

 

Con el aliento indivisible del espíritu

He cobrado fuerzas para compartir

con los demás.

 

 

¿Qué es el hogar?

Es ese pequeño refugio

En donde podemos descansar

En donde podemos

Ser nosotros mismos,

Sin fingimientos,

Qué alegría

Es tener un hogar

Respirar en él

Ese aire fresco

De la mañana

Divisar a través de la ventana

Esas diminutas gotas de lluvia

Que despiertan

El verdor de las plantas

Deleitarnos en el suave aroma

De la tierra mojada

Qué lindo es tener un hogar.

 

 

El Milagro

Como rocío en planta

Seca llegó el milagro.

 

Como tesoro escondido

Apartado para el guerrero.

 

Como viento para el ave

Que olvidó volar.

 

Así, así llegó el milagro.

 

El milagro que sanó

Al herido del alma.

 

Al que pensó que, todo perdió,

El milagro llegó y sus labios calló.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,63 de 5)
Cargando...

3 comentarios en «El milagro»

  1. Oscar Javier Correa Chimá

    Lindos poemas. Me gusta la sencillez con que describes las cosas maravillosas de la vida como es el hogar y el aliento para seguir adelante. Felicitaciones.

Déjanos tu comentario