Saltar al contenido

Relato

Resuelto

De aquel hombre que inconsciente había ingresado poco se sabía, apenas lo que los ojos dejaban ver a simple vista: de mediana edad, de aspecto áspero y descuidado, con los cabellos alborotados y húmedos. Dos oficiales, Campos y Rodríguez habían llegado al hospital central a escasos minutos del ingreso del NN.

Cuando la corriente se desborda

Mis emociones hoy amanecieron en la superficie. La alegría de verlo mejor contrasta con un sentimiento desierto, inclemente, punzante. Él hilvana bien los pensamientos, bueno, dos o tres, porque al cuarto me sorprende con una pregunta o comentario salidos de sus fantasmas que lo visitan a diario en su lecho…

Manicomio tierra de Colón

En este lugar lleno de pensamientos coherentes y lógicos, pero considerados locos porque la locura es razonable, ando ingiriendo pastillas para calmar mi ansiedad y depresión.

Las ovejas mienten

Después de trabajar en una oficina en la ciudad por muchos años, hoy me encuentro cuidando diez gallinas, dos pollos, dos ovejas, una yegua y seis gatos.

La versión de la vecina

Cuando el viejo se pone a insultar, yo prefiero salirme con ellos a dar una vuelta, o los llevo al parque, o a cualquier lado donde no escuchen esas cosas, porque ellos están muy chiquitos para aprender eso y porque también me da pena con mi cuñada que los trae aquí confiada que están bien y vea, aprendiendo los madrazos del vecino.

El profesor de Tercero

Esa tarde pasó, de forma abrupta, a ser la más triste del receso escolar. El anhelo más deseado por un par de niños se había esfumado repentinamente como el mes de diciembre, que con su insistente brisa siempre afana a los días para cederle un amplio espacio a la llegada del largo enero.

El Capu y el Ñeguito

A todos los entiendo y no los juzgo; estamos acostumbrados a titulares rimbombantes, magníficos, extravagantes, tan sugestivos como “La clave para hacerse millonario de la noche a la mañana”

Travesía rosada

Cuando llegaron al Santuario, el flamenco de este relato conoció a Nalys, una hembra a la que impresionó con su brillante plumaje rosado y a la que invitó a danzar, aunque ella al principio se mostraba reacia a su cortejo, aceptó la invitación y bailó con el macho durante toda la tarde.

Los días de quincena

Como dice un amigo que conozco hace poco, por esa “esa mala costumbre de trabajar para sobrevivir”, luego de bañarme y colocarme la ropa característica del caribe colombiano, agarré la bicicleta todoterreno amarilla fosforescente y me encaminé al lugar donde trabajaba.

Dominó para dominar la vida

La mesa de Dominó es el centro de atención y objetivo final de la gran mayoría de vecinos que se acercan a presenciar, sin dejar de ser partícipes de la actividad social, es toda una obra de arte la que se configura entorno a ella.