Relato

Carla

A medida que me iba acercando más al auxilio de ella, la niebla iba penetrando mis poros, el dolor era insoportable, sentía como mis oídos no podían soportar el ruido…

Madame

A los meses se hizo todo en mi contra, y hoy soy un desdichado prisionero, me la pasé en la única ventanilla de la celda, buscando en el cielo un pedacito de alas de la Madame…

El viejo ajedrecista

Los espectadores estaban atónitos ante la destreza de los jugadores. Había llegado el mediodía, solo se habían quitado tres peones, una torre y, el viejo le había quitado la reina al joven…

Soledad

Así es difícil ser uno mismo, duele volver a la natural sonrisa, y si por escasos minutos del tiempo logro respirar sin agonía, es un gran avance…

La ciudad para mirarse

El niño había muerto, hay quienes afirman que su muerte demoró tanto que aprovechó para soñar con un hombre que huía del anzuelo, empero, un espejo lo aprehendió sin piedad.

Violonchelo

De pronto salió una voz de muy adentro. No del oscuro aposento
Era una voz polvo hollín de viejo sentimiento. —No lo tengo… Nunca aprendí a tocarlo.

Retrato

Tercera foto; tu particular proceder atrae a todos en la justa medida, como sabiendo cuándo decirte un chiste o un simple buen día. ¿Cómo lo logras? A veces el público se comporta de forma tan irracional que dan ganas de encargarte la fórmula para la cordura.

Arriesgarse

De repente se detuvo, yo lo hice luego de tres pasos más. Se acercó a mí y me abrazó. Mi corazón comenzó a latir más rápido. Levanté un poco los brazos y le correspondí.