Saltar al contenido

EN MEDIO DE LA NADA

Anushka Tereshkova

 

Capitular. Deponer las armas y rendirse.

Guardar el Yelmo,

enfundar la espada y abrirse.

Izar bandera blanca y retirarse

Desocupar las trincheras e irse.

Claudicar, debatirse con los duelos internos,

con las burlas del enemigo.

Caer prisionero de un dolor póstumo

y velar una por una las ilusiones

Callar… ir al cadalso con las manos vacías y apretadas.

Entregar los tesoros conquistados.

Redactar la carta pre mortem y expirar.

Alla lejos, sin embargo,

viene una tropilla al galope.

¡Son amigos!

Vienen a rescatarte.

Y la esperanza fluye.

Y la sed se vuelve agua en tu boca.

Esta vez no será, estas de nuevo en batalla.

Y nuevos bríos se apoderan de tu cuerpo malherido.

Y respiras hondo

Y sacas fuerzas para blandir el metal

que brilla en la oscuridad de tus fracasos.

La sangre es tibia,

¡significa que estas vivo!

Esta vez no será…

¡A la carga de nuevo!,

¡La lucha, a vencer!

 

 

En medio de la nada

Estoy desesperada, en nada encuentro consuelo.

Ya no me importa la vida, apenas concilio el sueño.

Llevo horas de vigilia, me matan los pensamientos.

De a poco se va borrando, todo lo que me importaba:

libros, música, sombreros, comida, lunas, inviernos.

 

Se va quedando vacía, la habitación donde duermo.

Ya no existe el comedor, cocina ni invernadero

 

La lámpara que iluminaba mis noches y mis encierros

se la trago la penumbra o la devoró el silencio.

No distingo los colores, mi vida está en blanco y negro.

Tampoco ha salido el sol en este mundo siniestro.

 

Se me olvidaron las letras, las rimas y los sonetos,

los números, y las tablas, no pongo comas ni acentos.

 

Nadie vino a visitarme, ya se ha borrado el sendero

y la nada va comiendo mi voz y mi entendimiento.

 

No sé en qué día vivo, ni la hora que está transcurriendo.

Me he olvidado de mi edad, de nombre y de mi sexo.

No sé si he sido animal, persona u hoja al viento.

 

En medio estoy de la nada, ni ayuda pido ni quiero.

Sé que estoy viva, eso sé

en este mar de silencio.

Estoy esperando, eso sé;

pero, ¿qué?

No lo recuerdo…

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

2 comentarios en «En medio de la nada»

  1. «En medio de la nada», la nada más allá del mundo físico y tangible, la nada más aterradora que pueda haber…la nada del espíritu abatido ya cansado de tantas derrotas llevadas en soledad y en silencio. Este silencio que es todavía físico en tu primer poema y que es único acompañante y amigo en el duro proceso de «velar una por una las ilusiones» cuya muerte es tangible en la carta premortem que es tan solo un atrapavida para extinguirla del todo sin misericordia.

    «Y respiras hondo/Y sacas fuerzas para blandir el metal/que brilla en la oscuridad de tus fracasos» ( me desgarra este verso por su significado, por su imagen y comparación tan poderosas)
    Y sin embargo, la muerte perdona…me has emocionado y mucho con el final de tu primer poema.

    El segundo poema ahonda aún más en la nada, pero un nada impuesto, inmerecido y brutal… No he visto otro poema que haga estremecer y sentir con tal potencia el alcance y evolución de una de las peores enfermedades para el ser humano. El Alzheimer.

    «No sé si he sido animal, persona u hoja al viento.»

    «Estoy esperando, eso sé;

    pero, ¿qué?

    No lo recuerdo…»

    Gracias por atreverte a darle voz, forma y cara a la nada que combate para ganar terreno y dejarnos en medio de un nada que no solo se siente sino se respira y acuchilla a golpe de respiro.

     

  2. Mi querida amiga Anushka, una vez más tus letras me han movido el alma. Gracias por compartir tus dones literarios con el mundo. Un abrazo fuerte para ti desde México.

Déjanos tu comentario