Saltar al contenido

- Yuleisy Cruz Lezcano

(Villa Clara, Cuba. 1973). Vive en Marzabotto (Bolonia, Italia). La poeta llegó en Italia a la edad de 18 años, estudió en la Universidad de Bolonia y consiguió el título en “Ciencias enfermerísticas y obstetricia” consiguió, además, un segundo título en “Ciencias biológicas”. Trabaja en la salud pública. En su tiempo libre ama dedicarse a la escritura de poemas, poesías, relatos, a la pintura y a la escultura. Numerosos son los premios literarios donde ha obtenido reconocimientos importantes y las antologías sea nacionales que internacionales en las que son presentes sus poesías. Ha representado a su país natal Cuba por dos años consecutivos en el Festival Internacional de la Poesía de Tozeur en Tunisia. Ha publicado 16 libros de poesías en Italia, dos de los cuales en los dos idiomas Español/ italiano, y un libro de narrativa. De su obra se destacan los libros: “Inventario delle cose perdute”, 2018. “Tristano e Isotta. La storia si ripete”, 2018. “Demamah: il signore del deserto – Demamah: el señor del desierto”, 2019.

Si vienes

Tráeme en un lienzo manchado el ocaso con el sonido de las hojas secas. Tráeme tus pasos movidos por el viento perfumado de primavera
y tráeme en una quimera los encuentros enrollados
en buena llama.

Tus ojos

Tu recuerdo me embruja el corazón con sol de besos y diadema, tu boca de rosa es mi poema, tus ojos: la evocación de vuelos encendidos.

Identikit

La expectativa de un héroe lejano
con la apariencia de fantasma o de Narciso pero reconocible. Soy lo indecible, sólo una advertencia contra la atemporalidad.

Idea de libertad

La libertad es incesantemente olvidada, nada leve, reclamos que comienzan con algunas palabras, polvos que hacen pájaros de la eternidad.

La guerra

A cada golpe el cañón apagaba una vela en las habitaciones. Ios Alemanes como lobos seguían la gente y Arrigo con la carreta y el pelo lleno de canas por el miedo..

Diario

Allí en la plazuela, de frente al santuario, leyendo un diario, hoja por hoja, pasaban las palabras por sus manos arrugadas y con las palabras, fotos estrujadas entraban en su mirada, en su respiro profundo.

De mi diario

Llevo en el cuerpo de los ojos ninfeas de vida, aprendo lecciones de corazón, escucho fragmentos de universo y sonrío con el ojo inmerso
en amplias ramas rebosantes de gestos de amor…

Cementerio de plumas

Con la bandera de la libertad negada, los ojos de los niños saludan las tinieblas y se secan las heridas. En las mezcla de tierras y de historias sufridas, crecen semillas de odio. Se oyen estruendos y la franja de vida es reducida a sepulcro lleno de lúcida desesperación.