LA DEUDA

Emilia López López

 

PARA EL AMOR NO HAY IMPOSIBLES.

¿Por qué sufrir?,

Sé que no te tengo ahora,

Pero te tendré mañana,

Mis ansias de verte, las saciaré.

 

Mis días de soledad,

No serán más que por un momento,

Mis quejas no serán en balde,

Me fastidio implacable,

Mi horror a mi desamparo.

 

Ahora te veo tan lejos,

Solo puedo oír tu voz,

Ya tu mirada,

Se me ha perdido en mi memoria.

 

Mi amor por ti es loco,

Yo no sé nada,

Solo sé que te amo,

Y espero un nuevo amanecer.

 

 

LA DEUDA

Yo nací para, en cada amanecer, elevarme con el sol,

Dispuesta a dar mi vida, tan solo por una razón,

Agradarle a mi creador,

Con toda mi alma, mente, fuerza y corazón.

 

Por favor,

No me guardes en lo oscuro del silencio,

Que tú vas conmigo,

En mi nítido camino.

 

Te ruego, mejor me guardes,

En la intensidad del azul del cielo,

Junto a la luna y las estrellas,

Para escribir lo mejor de mis poemas en ellas.

 

Y todavía así me sales debiendo,

Porque yo a ti cada día más…

Y más… Te sigo amando.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, promedio: 4,70 de 5)
Cargando...

7 comentarios en «La deuda»

Responder a Adriana Orozco Rojas Cancelar respuesta